Párpado caído ¿problema visual o estético?

Ptosis palpebral o párpado caído ¿qué es?

Medicamente conocido como ptosis palpebral, es el término para referirse a la caída de uno o ambos párpados superiores. Por lo general, las personas que sufren esta patología padecen de fatiga visual, problemas para elevar las cejas y el cuello, y pueden presentar afectaciones en el campo visual. En algunos casos el párpado caído puede llegar a cubrir la pupila u obstruir la visión central.

Aunque esta patología es más frecuente en adultos mayores de 60, también puede afectar a niños y niñas desde su nacimiento. En el caso de los niños es importante detectar o tratar de forma oportuna algún síntoma de ptosis, ya que si no es diagnosticada a tiempo puede conllevar al desarrollo de otras enfermedades oculares como ambliopía/ojo vago, estrabismo, defectos refractivos o visión borrosa. En esa situación la consulta con un especialista debe ser de manera prioritaria.

Causas: ¿genética o edad?

La ptosis palpebral se puede producir por distintas causas, de hecho, hay factores patológicos, congénitos y derivados de la edad. Generalmente el envejecimiento es la principal causa de la ptosis. Sin embargo, la ptosis puede aparecer a cualquier edad, ser crónica o puntual. Hay distintos tipos de ptosis, entre ellas:

  • Ptosis aponeurótica: Es la más común, se produce porque los tejidos palpebrales envejecen y el músculo elevador se afloja, provocando la caída del párpado.
  • Ptosis neurogénica: Es una anomalía o daño que se caracteriza por la falta de estímulo nervioso en el músculo. Suele aparecer en niños como el Síndrome de Marcus Gunn.
  • Ptosis mecánica: Se produce porque el párpado pesa más de lo habitual, generalmente cuando hay un quiste, chalazión y/o tumores en el párpado superior provocando la caída «mecánica». De igual forma, el exceso de piel palpebral produce un tipo de pseudoptosis palpebral.
  • Ptosis miogénica: Sucede cuando el músculo elevador del párpado superior no realiza bien su función y no consigue que el párpado esté en su posición normal.
  • Ptosis congénita: Este tipo de ptosis está relacionada a la herencia genética de la persona –muy frecuente en niños-, está presente desde el inicio y puede afectar a uno o a ambos ojos, por lo que el músculo no presenta la tensión correcta desde el nacimiento. La ptosis puede ser leve, en cuyo caso el párpado ocluye parcialmente la pupila, o puede ser severa, ocluyéndola en forma completa.

Enfermedades relacionadas

De igual manera, el párpado caído puede tratarse también por causas congénitas o como el resultado de una lesión o enfermedad. Es importante resaltar que, hay algunas enfermedades relacionadas que pueden llevar a la caída del párpado entre ellos la diabetes, Síndrome de Horner, accidentes cerebro vasculares y miastenia grave.

Las afecciones oculares como la conjuntivitis, los orzuelos o cualquier otro tipo de infección bacteriana o vírica pueden provocar la caída del párpado también.

Párpado caído: ¿Problema estético?

En algunos casos, la ptosis palpebral no llega a afectar la función o el eje visual del ojo, por lo que se categoriza como una ptosis de tipo estético. Lo anterior, se ve reflejado en casos donde la caída del párpado es leve y solo se presenta en un ojo (unilateral), causando una asimetría estética; de igual manera, es los casos leves de ptosis bilaterales (ambos párpados caídos) en donde no se afecta la visión pero visualmente los ojos se ven más pequeños, apagados o entristecidos.

Por consiguiente, en ocasiones en donde la caída tiene incidencia en lo estético la corrección del defecto dependerá del diagnóstico profesional.

Síntomas

La sintomatología de la ptosis está relacionada a la asimetría estética generada por el párpado caído, no obstante hay ciertas características que no son visibles y que varían en función del grado como:

  • Reducción del campo visual
  • Agudeza visual comprometida
  • Necesidad de inclinar la cabeza hacia atrás o incluso levantar el párpado con el dedo para poder ver
  • Niños con ptosis pueden adoptar posturas compensatorias para poder ver, por ejemplo, levantar el mentón o inclinar la cabeza hacia atrás

Tratamientos estéticos y quirúrgicos

En todos los casos visitar y tener el diagnóstico de un profesional es fundamental para tratar de forma correcta la patología y con el párpado caído no es la excepción, sobre todo teniendo en cuenta que la solución se deberá aplicar según el tipo de ptosis y necesidades del paciente.

En su mayoría, los tratamientos son de tipo quirúrgico, en algunos casos se realiza tratamiento para mejorar la apariencia del ojo, corregir por completo el problema, evitar que la lesión empeore y aliviando los síntomas -en caso de existir-.

Si la pérdida de función del músculo elevador es leve o moderada se suele optar por una resección parcial (acortamiento) del músculo, bien por vía anterior (incisión por fuera del párpado) o por vía posterior (incisión por la zona interior del párpado, la conjuntiva tarsal). En más casos graves, se optará por crear elementos de suspensión del párpado, sustitutos del músculo inefectivo, que ayuden en la elevación del párpado.

Algunos otros tratamientos:

  • Gimnasia ocular
  • Blefaroplastia
  • Lifting de cejas
  • Hilos tensores
  • Toxina botulínica

Los objetivos principales de los distintos tratamientos son, elevar el párpado superior para permitir un desarrollo visual normal y un campo visual máximo, y lograr una simetría con el otro párpado superior.

La intervención quirúrgica se realiza bajo anestesia local y sedación y de forma ambulatoria, salvo en los niños pequeños en quienes será bajo anestesia general.

En ocasiones, esta patología se puede asociar al exceso de piel y si se desea se puede realizar de forma simultánea la corrección de la ptosis y la blefaroplastia estética (escisión de la piel, músculo y grasa redundantes de los párpados superiores).

¿Quieres saber cómo lo tratamos? Pregúntanos aquí.

Compartir:

Otros artículos relacionados

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?
Ir al contenido