¿Ojo Seco? ¿Qué es?

Es una alteración que se produce en la superficie de la córnea y la conjuntiva por falta de lágrima o porque ésta es de mala calidad. Como consecuencia, la superficie del ojo no está bien lubricada, lo que puede dar origen a molestias oculares, problemas visuales y lesiones en la córnea y la conjuntiva.

¿POR QUÉ SE PRODUCE?

El ojo seco se produce cuando la glándula lagrimal no segrega suficiente lágrima para mantener el ojo lubricado adecuadamente.

Las causas más comunes de este fenómeno son:

  • La disminución de la secreción debida a la edad es la causa más habitual. Con el envejecimiento se disminuyen las células que generan la lágrima de manera constante.
  • Cambios hormonales en las mujeres (embarazo, consumo de anticonceptivos orales y menopausia)
  • Los factores ambientales, especialmente en entornos con mucha evaporación (viento, aires acondicionados, calefacciones, etc.)
  • La lectura prolongada, ya que se reduce el parpadeo, con lo que la lágrima no se distribuye correctamente y aumenta su evaporación.
  • El uso de lentes de contacto.

¿CÓMO SE PUEDE PREVENIR?

Debido a las graves consecuencias que puede acarrear el ojo seco (queratitis, cicatrices, pérdida de la visión, úlceras de córnea), se recomienda realizar periódicamente controles oftalmológicos específicos.

La detección y tratamiento precoz resultan esenciales para la mejora y prevención del daño ocular. Los colectivos de más riesgo son las personas mayores y mujeres en fases de cambio hormonal.

Existen algunas medidas útiles para evitar la sequedad ocular ocasionada por causas ambientales:

  • No exponerse a corrientes de aire que favorecen la evaporación de la lágrima (no orientar ventiladores hacia la cara, no conducir con las ventanillas abiertas, usar gafas de sol protectoras cuando estemos en el exterior, etc.)
  • Evitar la sequedad ambiental mediante el uso de humidificadores
  • Protegerse de la polución ambiental, evitando atmósferas como la playa y el campo en días de viento, así como el polvo doméstico, el humo del tabaco o los disolventes
  • Forzar el parpadeo varias veces al día y limpiar las glándulas lagrimales a menudo con una toallita o un disco desmaquillante

Recuerda que en Clínica Oftalmológica del Caribe contamos con los mejores especialistas para el tratamiento del síndrome de ojo seco.

Compartir:

Otros artículos relacionados

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?
Ir al contenido