El  “ojo  seco”  es  una  enfermedad  producida  por  alteraciones  en  la  secreción lagrimal. Sus síntomas  son: sequedad  ocular,  enrojecimiento,  picazón,  ardor, sensación de cuerpo extraño dentro del ojo, lagrimeo y cansancio ocular.

Las  lágrimas  humanas  forman una película sobre los  ojos que los protegen de la irritación y los mantiene  humectados  y lubricados. Las lágrimas también contienen nutrientes que ayudan a que sus  ojos  se  mantengan  saludables.  El  parpadeo  permite expandir la película lagrimal sobre la superficie ocular.

Las lágrimas cumplen diferentes funciones:

  • Defensa natural del organismo.
  • Cubren, protegen y nutren la superficie ocular.
  • Protegen el ojo contra el viento, calor, smog y frente a diversos factores ambientales.
  • Remueven partículas extrañas del ojo.

Una  producción  insuficiente  de  lágrimas  puede  conducir  al desarrollo de ojo seco, causando dolor, enrojecimiento ocular y hasta cicatrización de la córnea. Una lubricación adecuada del ojo es  posible  mediante  un  equilibrio  lagrimal  que  consta de la producción de lágrimas de buena calidad y un parpadeo normal.

Cuando  ese  equilibrio  se  rompe,  o  bien  se  altera  por  factores  externos,  la producción de lágrimas  disminuye y existe propensión al desarrollo del ojo seco. En síntesis, el ojo seco es una reducción en la habilidad del ojo  para producir suficientes lágrimas.

CAUSAS DEL OJO SECO

Por  el  envejecimiento  celular  del  normal  del  ser humano, nuestros cuerpos experimentan una reducción   normal   de   la   producción   de   lágrimas.  Sin  embargo,  ciertas  enfermedades  y condiciones  médicas pueden ocasionar el ojo seco. Algunas de las causas más comunes del ojo seco son:

Infecciones oculares: conjuntivitis, ulceras de córnea, etc.

Factores externos o ambientales: sol,  viento,  smog,  natatorios,  uso  de computadoras o lentes de contacto.

Medicaciones: anticonceptivos, betabloqueantes, tranquilizantes, antidepresivos diuréticos y   conservadores   en   general   encontrados   en   la   mayoría  de  las  gotas  oftálmicas.

Los  cosméticos  y  las  cremas de limpieza provocan irritación y alteran la lágrima normal.

Otras causas de ojo seco son de origen interno tales como:

Parpadeo: La  acción  de  parpadeo  esparce  las  lágrimas  por  la superficie de ojo, y las conduce hacia los lagrimales que desembocan en la nariz y la garganta. Si este mecanismo se altera por algún factor puede provocar ojo seco.

Envejecimiento: El  envejecimiento  provoca cambios físicos y hormonales que conllevan a la reducción de la producción lagrimal. Se calcula que entre los 10 y 40 años se reduce un 50% la producción de lágrimas.

 

TRATAMIENTO

Los  exámenes  oftalmológicos  específicos  para  el Ojo  Seco  y  los  de  las  lágrimas permiten determinar  en función del paciente, el tratamiento adecuado a llevar a cabo. El oftalmólogo suele recomendaren la mayoría de los casos el uso de “Lagrimas Artificiales”.

Las   lágrimas   artificiales   actúan  reemplazando  las  lágrimas  verdaderas,  es  decir  suavizan, protegen  y lubrican los  ojos  permitiéndole  al  paciente  mejorar  significativamente  su  salud ocular.   El   oftalmólogo   determinara   en  función  de  los  exámenes  realizados,  que  tipo  de tratamiento es el más conveniente para el paciente.