QUÉ ES LA RETINOPATÍA DE LA PREMATURIDAD?

La retinopatía del prematuro (ROP, por sus siglas en inglés) es una enfermedad dinámica e inflamatoria, potencialmente grave porque puede conducir a la ceguera.  Ocurre, dentro de los ojos en la retina incompletamente vascularizada, donde crecen vasos sanguíneos anormales, frágiles, de fácil sangrado y tejido de cicatrización fibrovascular, los cuales avanzan hacia los bordes de la retina en formación.

 

Qué causa la retinopatía del prematuro?

Su explicación es compleja y su causa es multifactorial.

Los principales factores que pueden influir en la aparición de esta condición son el grado de prematuridad y bajo peso al nacer. Otros factores de riesgo asociados incluyen problemas respiratorios, trastornos circulatorios,  anemia y transfusiones múltiples de sangre, terapia de oxígeno y ventilación mecánica prolongada, sepsis, apneas, maniobras de reanimación, alteraciones metabólicas y hemorragia cerebral intraventricular.

 

¿El uso de oxígeno por varios días causa y/o agrava el ROP?

A pesar de que se ha escrito mucho acerca de la asociación del oxígeno y el desarrollo de la retinopatía del prematuro, el oxígeno no es la causa del ROP, la prematurez sí lo es.

Diversos estudios han demostrado que es más perjudicial la fluctuación en la saturación de oxígeno y la hipoxia, que el suplemento de éste. De todas maneras, los niveles de oxígeno deberán ser monitoriados.

 

 

¿Qué niños deben ser examinados? ¿y cuándo?

Todo recién nacido prematuro menor o igual a 1.500 gramos de peso al nacer y/o menor o igual a 32 semanas de edad gestacional.  Además todo aquel niño mayor y más maduro que tenga factores de riesgo asociados.

A las cuatro semanas de vida.

 

¿De qué depende su incidencia y severidad?

Incidencia y severidad de la ROP es inversamente propocional al peso al nacimiento y a la edad gestacional.  Mientras más prematuro sea y más grave se encuentre el recién nacido, tendrá mayor riesgo de desarrollar ROP.

No todos los bebés prematuros desarrollan ROP.

 

¿Cómo se realiza el examen ocular al prematuro? ¿Es doloroso?

El examen clínica ocular es realizado por un médico oftalmólogo experimentado, con la ayuda de un asistente paramédico, directamente en la unidad de neonatología.  Al niño se le aplican gotas para dilatar sus pupilas, luego se le aplican gotas anestésicas y se realiza el examen en un ambiente de oscuridad.  Se utiliza un separador de párpados, un oftalmoscopio indirecto y una lupa de aumento, con el propósito de explorar su fondo de ojo, usando además un depresor escleral para movilizar el ojo.

 

El examen es molesto pero no doloroso.  Es normal que al finalizar el procedimiento, el niño quede con los párpado algo hinchados y el ojo rojo, pudiendo incluso aparecer pequeñas hemorragias en la superficie de la conjuntiva, lo cual se normaliza en pocos días.  Estos no son signos de lesión o daño ocular.  Al finalizar el examen siempre se aplica un colirio antibiótico.

 

Todos los hallazgos son registrados en una ficha clínica estandarizada según protocolo internacional.

 

¿Cuál es la frecuencia del examen ocular y hasta cuándo debe realizarse?

El primer examen se realiza al mes de nacido y el seguimiento habitualmente es cada 15 días.  Dependiendo del avance de la enfermedad, su localización y la severidad del cuadro clínico, el seguimiento podría realizarse  semanal, 2 ó 3 veces por semana o diariamente en los casos más graves.

Generalmente el examen ocular del fondo de ojo es realizado hasta que la retina alcanza su completo desarrollo, lo cual puede demorar variar meses, o se presenten signos clínicos de regresión del ROP.

 

¿Cómo se determina el grado de ROP que tiene el niño y que significa?

Todos los prematuros tienen una retina incompleta e inmadura, pero no necesariamente van a desarrollo ROP.

Existe una clasificación internacional que, según el crecimiento de los vasos sanguíneos anormales, tiene en cuenta tres criterios:

–          Localización:

Zona I (grave, existe mucha retina avascular),

Zona II (moderado) ó

Zona III (leve, poca retina avascular)

–          Extensión:

Horas de retina comprometida.

–          Severidad:

Etapa 1 (leve)

Etapa 2 (moderado)

Etapa 3 (grave)

Etapa 4 (muy grave, desprendimiento de retina parcial)

Etapa 5 (extremandamente grave, desprendimiento de retina total)

 

¿Qué es la ROP posterior agrevisa?

Es una ROP grave, atípica, precoz, muy agresiva y rápidamente progresiva.  Se observa en prematuros extremos de muy bajo peso al nacer.  Afortunadamente es poco frecuente.

 

¿Cómo se trata la enfermedad?

La gran mayoría de los niños no requieren ser tratados, ya que en un inmenso porcentaje la enfermedad se autolimita,  presentando regresión espontánea.  En la Etapa 1 la regresión se observa en el 90% de los casos, en la Etapa 2 en un 70% y en la Etapa 3 en un 50%.

 

Aquellos casos que evolucionan con gravedad y riesgo de ceguera, deben tratarse con crioterapia (aplicación de frío) o idealmente con láser, dentro de las 72 horas posteriores al diagnóstico.  La finalidad del tratamiento es destruir la retina anormal y detener el crecimiento de vasos sanguíneos anormales y así prevenir complicaciones más graves como es el desprendimiento de retina, para lo cual se necesitaría realizar vitrectomía y cirugía de retina.

 

Mientras el tratamiento de ROP disminuye la posibilidad de pérdida de visión, no siempre es así.  Desafortunadamente no todos los bebés responden al tratamiento y la enfermedad sigue su curso con un pesimo resultado visual final.

 

¿Cuál es el pronóstico?

–          El pronóstico visual para la mayoría es excelente.

–          Hasta la etapa 3 es reversible sin mayores secuelas.

–          Más del 80% de los infantes que pesan menos de 1.000 gr. (2.2 libras) van a desarrollar ROP y el 10 a 15% presentan ROP grave.

–          La mayoría de los casos se resolverán sin tratamiento.

–          La ceguera bilateral es rara.

–          La ROP Posterior Agresiva es de mal pronóstico, pese a un tratamiento oportuno.

 

¿Por qué es necesario el examen médico regular después que el bebé superó la retinopatía del prematuro?

Todo prematuro que ha presentado ROP debe ser seguido regular y frecuentemente durante toda la infancia, ya que con frecuencia se pueden presentar alteraciones de la refracción ocular especialmente miopía, estrabismo, ambliopía, catarata, glaucoma e incluso desprendimiento tardío de retina.  La mayoría de estos problemas asociados pueden ser tratados o controlados.

Algunos bebés prematuros tienen limitación de su visión por razones diferentes al ROP, como lo encontrado en el daño cerebral y/o desarrollo cerebral limitado.

Este seguimiento periódico permite asegurar que la visión se desarrolle normalmente.