¿Qué causa las cataratas?

A pesar de que la mayoría de las cataratas se desarrollan solas, como parte del proceso natural de envejecimiento, existen ciertos factores de riesgo que pueden contribuir a que las cataratas se desarrollen antes o a un ritmo acelerado.
Los factores de riesgo incluyen:

  • Traumatismos en el ojo, entre ellos golpes, quemaduras o cirugía.
  • Toxinas, como el uso habitual de tabaco, alcohol o corticosteroides.
  • Exposición a la radiación, a los rayos X o la luz ultravioleta (UV)
  • Ciertas enfermedades, entre ellas la diabetes, el hipotiroidismo y el glaucoma.

La herencia también puede ser un factor a la h0ra de determinar en qué momento se comenzarán a formar cataratas en sus cristalinos.

¿Cuáles son los síntomas de las cataratas?

Las cataratas por lo general se desarrollan de forma lenta y sin dolor. De hecho, es posible que ni siquiera se dé cuenta que su visión está cambiando. Sin embargo, las cataratas son la causa más común de la pérdida de la visión en personas a partir de los 55 años: tarde o temprano es inevitable que experimente uno o más de los siguientes síntomas:

  • Visión borrosa: Falta de claridad es uno de los primeros signos, y de los más comunes, de las cataratas. Cambiar la graduación de sus lentes puede ayudar, pero no puede corregir el problema en forma permanente.
  • Colores desteñidos u opacos: Los colores parecen menos vívidos que lo que una vez fueron. Algunas tonalidades pueden volverse más difíciles de diferenciar.
  • Mala visión nocturna: Al principio, es probable que simplemente necesite más luz para leer. Con el transcurso del tiempo, puede resultarle más difícil ver objetos en la oscuridad, especialmente al conducir un vehículo.
  • Sensibilidad a la luz: Las luces pueden parecer incómodamente brillantes, o puede parecer que tienen halos alrededor.
  • Si no se las trata, las cataratas tienen la capacidad de provocar la pérdida total de la vista. Afortunadamente, hoy en día el tratamiento de las cataratas se realiza mediante una cirugía segura y relativamente simple –una intervención quirúrgica sorprendente que literalmente puede cambiar la forma en que ve el mundo.